miércoles, 25 de julio de 2012

Entre la multitud

  Esta mañana encerrado en mis pensamientos, mientras intentaba estudiar en la biblioteca, me he dado cuenta que cada persona es un mundo; cada cual una vida independiente sin conexión entre ellas, todos en su pequeño mundo viviendo en silencio.
  A las 11, como de costumbre, he salido a fuera a tomar el fresco y a que me diera un poco de sol, me he sentado en un banco y me he dado cuenta de lo mismo pero a la vez de lo contrario.
  He visto a cientos de personas pasar por delante de mí en menos de diez minutos, un fuerte sonido de gentío, cada uno a lo suyo.
  Cada persona independiente y a la vez conectada con la gente que le rodea, como en una red de pequeños y finísimos hilos haciendo que cuando uno que se rompa afecte a los demás, de forma indirecta y temporal.
  No nos damos cuenta de que no somos los únicos en este mundo, de que hay miles y millones de personas a nuestro alrededor, que lo más seguro es que sólo las veamos una vez a lo largo de toda nuestra vida o que incluso nunca las veamos.


                                                                                                                     David Penalva

No hay comentarios:

Publicar un comentario