viernes, 14 de septiembre de 2012

Vueltas


-Te... ¿te acuerdas… te acuerdas de mí?
-No, lo siento, no me acuerdo.
-Qué hermosa estás.
-¿Disculpe?
-Hermosa. Más que antes. Bueno, como siempre. Bellísima. Altiva. Mujer.
-No sé de qué habla, de verdad, no le conozco.
-Te has cambiado el pelo, ¿no…? ¿Más rojizo?
-Oiga, de verdad, déjeme en paz, por favor.
-…
-…
-El perfume es el mismo. El mismo. El mismo…
-…
-Y tu manera de torcer la boca cuando te pones nerviosa, también… Cuánto tiempo, ¿verdad? Tanto tiempo…
-Oiga, escúcheme. Si no me deja en paz llamo al de seguridad.
-Aleluya: me miras a los ojos.
-…
-Pero ya no miras igual. No. Dios sabe qué te hicieron. Qué te hice…
-Mi novio aparecerá de un momento a otro.
-Ja, ja ¿Aquí, en el vagón? ¿Y cómo piensa llegar?
-Pues sí, aquí, en el vagón. Es que es mago.
-Pues ya podía desaparecer.
-Vete a la mierda.
-Oooh. Qué confianzas, ¿no? Me tuteas y todo.
-Váyase a la mierda.
-No pilla lejos. Pero se está mejor aquí.
-…
-Llevas el mismo, el mismo perfume… Aquel invierno. Aquella manta. Aquella vela.
-Cállese.
-Dios mío. Parece que estoy allí, ahora, otra vez.
-…
-Te acuerdas, ¿a que sí? Te acuerdas como yo. Las tardes oscuras, larguísimas, la vela… Las mañanas eternas, mirándonos, sin pisar la facultad…
-No sé de qué habla; yo fui muy buena estudiante.
-Sí que eras. Y más responsable, ¿a que sí? Mucho más que yo.
-Eso seguro.
-…
-…
-¿Podrás perdonarme, algún día...? ¿Podrás…?
-No sé de qué me está hablando.
-No he dejado de pensar en ti, ¿sabes? Ni un solo día.
-…
-Ni uno solo…
-Si no me deja en paz gritaré, pediré socorro. Déjeme en paz, hablo en serio.
-…
-…
-…
-…
-Bellísima sigues siendo...
-…
-¿Sabes? Ojalá… -“Próxima estación…”- … Ésa es mi parada.
-...
-…
-…
-Ojalá… Ojalá.
-…
-Adiós.
- Espera..¡¡Espera!!





                                                                                                 Miguel Ortega Lucas

No hay comentarios:

Publicar un comentario