domingo, 21 de abril de 2013

Ahora que estamos casi salvados

Tras la victoria contra Fuenlabrada y sellar de forma virtual la salvación, me parece un buen momento para hacer balance de la temporada de C.B Murcia. Y me refiero a ellos como C.B por motivos más bien románticos, nunca me gustó llamar a los equipos de baloncesto por su patrocinador. Es más, todavía me gusta menos si cambian cada dos meses de nombre.

A pesar de haber jugado a baloncesto durante algunos años y consumir baloncesto de forma abundante, no me considero un experto en la materia. Es decir, escribo este balance como aficionado. Y espero que de esa manera sea lea.


CB. MURCIA:

Todo el mundo hubiese firmado tener la salvación casi finiquitada a falta de cuatro jornadas. Cualquier aficionado hubiese soñado a principio de temporada con victorias como las que vimos en Valencia, Canarias o en Galicia, en casa de Obradoiro. Tampoco creo que tenga muchas quejas el que se sacó el abono al principio de temporada, Murcia ha brillado y jugado buen baloncesto en varios partidos que ha disputado en el Palacio.

En este estado de cosas, me pregunto, y seguramente no sea el único, por qué tengo una sensación agridulce con este equipo. Por qué tengo la impresión de que este año hemos perdido una gran oportunidad.

Desde que llegara el actual patrocinador, el equipo cuenta con solvencia económica. No somos los más ricos de la ACB, pero hasta donde yo sé, todos cobran al final de mes. Algo que parece lógico y cada vez es más raro de ver en el mundo de baloncesto español. Digo lo del dinero, porque es imposible no pensar que equipos con muchos más aprietos económicos, y remiendos a última hora del mercado veraniego (incluso a mitad de temporada), han cuajado una temporada tan decente, o más, que el Murcia. Sirvan como ejemplos C.B Canarias o BRV Valladolid. Da envidia ver como con lo mismo o menos, un club saca más rendimiento a su plantilla. Además de contar con más jugadores, todos tenemos la sensación de tener una plantilla corta y no haber apurado bien las fichas disponibles.

Ojalá se acierte de una vez con la planificación de la plantilla. La actual tiene una buena base , pero es evidente que le faltan retoques que le hagan subir las prestaciones y aspiraciones. Nuestra afición merece por una vez no mirar hacia abajo y mirar hacia arriba. Por qué no aspirar a ser un Cai o un Obradoiro. Equipos que hace nada estaban en LEB, al igual que nosotros, y han hecho los deberes de manera excepcional.

Se nota que se quieren hacer bien las cosas, espero que inviertan lo suficiente para poder conseguirlo. No sólo a nivel jugadores, sino en todos los niveles. Una buena estructura de club es necesaria para ir hacia arriba.


Centrándome en los jugadores:

Bases

Ragland: No sé bien qué pensar sobre él. Es, sin duda, uno de los anotadores del equipo. Sabe cómo fabricarse sus canastas y tiene unos porcentajes dignos. Su desequilibrio y puntos han ganado partidos, lo cual es de agradecer. Peeero , y su pero también es evidente, no sabe dirigir al equipo. Cuando no anota, su presencia en el campo se desvanece. Además de defender la mayoría de ocasiones con la mirada.  
                                       
                                      


Su dupla con Franch ha sido irregular y no creo que muchos aficionados estén contentos con la pareja que forman.

Franch: Ay, Josep, el “niño prodigio”, “el base del futuro”; o eso creía quien lo fichó en su día, y eso sigue pensando él a estas alturas. Es el jugador que más ha desesperado a la afición, sobre todo a principio de temporada. Todos recordamos los partidos que perdimos en el palacio por su obcecación y querer ganar los partidos él solo, a lo Juan Carlos Navarro. Creo que puede cumplir bien como jugador de equipo, siempre y cuando tenga claro que su rol no es el de anotador, ni mucho menos el de estrella.

Servera: Prácticamente inédito en la mayoría de partidos. No tengo una opinión formada sobre él.

Como ya he dicho antes, dado el perfil de los bases del equipo, no creo que mezclen bien. Eso sí, a estas alturas no sé de quién prescindiría. Dependería muy mucho de los bases que haya en el mercado. Aunque creo que prefiero la opción: conseguir un base sobrio que dirija bien y quedarme con Ragland.

Aleros

Berni Rodríguez: Todo el mundo debería tener uno en su equipo. Tardó dos partidos en ganarse el rango de capitán de este barco. Ha achicado aguas cuando el equipo se ha visto con el agua el cuello. Y ha dirigido el equipo con bastante acierto cuando nos venía todo de cara. Espero que no se marche y se retire por estas tierras.

                              


Miso: Desesperante, casi al mismo nivel que Franch. Y básicamente por la misma razón: en vez de sacar su máximo potencial como jugador de equipo, se erige como estrella cuando no procede. Puedo contar con los dedos de una mano los partidos en los que ha sido desequilibrante de verdad. Tras dos años sin mostrar el nivel que se esperaba de él, quizás va siendo hora de buscar otro jugador que sí cumpla mejor su rol en la plantilla.

Jasen: No ha participado mucho, y cuando ha salido no lo ha hecho excesivamente bien. Siempre pasado de revoluciones. Es un caso similar al de Rivero el año pasado, o Marco Gaona en su día: a pesar de ser muy voluntarioso y haber sudado la camiseta del Murcia en LEB (cosa que se agradece), su calidad no es de nivel ACB. No lo renovaría.

Gattens: Vaya clase, vaya mecánica de tiro. Un juego muy parecido al de Carroll (salvando las distancias). Y bastante joven. A pesar de todas sus virtudes, por una extraña razón, no ha dado el nivel que apunta. Ni siquiera el que se le puede exigir a un jugador que ocupa plaza de extracomunitario. Se debería estudiar con detenimiento este caso e intentar buscar un anotador más regular que él.


Pívots

Lewis: Es un caso bastante similar al de Ragland: cuando tiene el día es de los jugadores más desequilibrantes, y cuando no, está totalmente desdibujado. Empezó la temporada como un cohete y la ha terminado arrastrándose por el parqué. A mí nunca me terminó de convencer, aunque tenga especial facilidad para hacer números; no suele doblar balones, no agacha el culo en defensa y si no le sale el partido, desconecta de manera bastante descarada. Tiene buenos números en general, pero ocupa una plaza privilegiada en equipos ACB: pívot extracomunitario. Y sinceramente, si se bucea bien el mercado, se puede encontrar jugadores que den más nivel que él

Barlow: Cumplidor. No termina de ser una estrella, pero siempre aporta. Cuando no está inspirado en el aspecto ofensivo destaca en el defensivo. Y viceversa. Ha sabido adaptarse perfectamente al rol que se le pide en el equipo. Además, tiene el don de fallar los triples iniciales y meter los importantes. A este nivel puede quedarse el tiempo que quiera.

Antelo: Siempre había apuntado maneras. Siempre había sido una eterna promesa. Siempre había levantado expectativas. Hasta este año, en el cual ha explotado, y vaya si ha explotado. Intenso atrás, con un don para taponar y acertado adelante. Se ha visto perjudicado por la lesión y por la falta de minutos, incomprensibles, en algunos partidos. Tiene futuro en este equipo.

Tillie: Reconozco que al principio de temporada pedí su cese y salida de la plantilla. Murcia no ha tenido un pívot al uso en toda la temporada y él, que debía cumplir esa función, o intentarlo, no lo conseguía. Se mostraba blando atrás e indeciso adelante; pero todo cambió con el palmeo en Valencia en el último segundo, desde ese día empezó su progresión y ha jugado a niveles bastante altos en ciertos tramos de final de temporada. A pesar del bajón general del equipo, este tramo nos deja la buena noticia de que en Tillie tenemos jugador para mucho tiempo. Espero.

                                    


Entrenador

Quintana: Creo que es el que más me cuesta valorar. Es justo empezar diciendo que, salvar el año pasado a Murcia tras su pésimo inicio y salvar a Murcia a cuatro jornadas vista, tiene bastante mérito. Con él Murcia tiene cierta facilidad para ganar partidos, raro en este equipo. Pero, y al igual que con la mayoría de los jugadores, siempre hay un pero, en su balance también se debe decir que muchas veces ha dejado escapar partidos por decisiones bastante raras. 

Desde fuera y sin ser muy experto, tengo la sensación de que es un gran entrenador durante la semana y un entrenador bastante regular a pie de campo. Sus rotaciones están muy encorsetadas, como si fuese un equipo de infantil, y le cuesta parar los partidos cuando todo se tuerce.

Con todo lo dicho sobre él, no tengo ni idea de si debe seguir o no. Depende del día os diré una cosa u otra. Si bien es cierto que me ilusionan otros nombres más que él: Sito Alonso o Porfi Fisac, por ejemplo; también es cierto que merece seguir por los resultados cosechados.





En general, yo le pongo al equipo un 7. Destacando positivamente la implicación de Berni y la progresión de Antelo. Y como notas negativas, el evidente estancamiento de Franch y las mejorables fichas extracomunitarias.

                                                                                                         Juanan Salmerón

No hay comentarios:

Publicar un comentario