martes, 7 de enero de 2014

Queremos nuestro cuento de Navidad

Qué larga se hace a veces la Navidad. ¿Qué harán Cristiano o Iniesta todo ese tiempo? ¿Por qué no juegan y entretienen esas maratonianas sobremesas familiares? ¿Ahora que tenemos tiempo libre para ver fútbol no juega nadie? Y qué envidia de británicos, qué felices parecen con su Boxing Day; qué felices parecen asistiendo todos en familia al fútbol. Ellos sí tienen la suerte de ver a los Van Persie, Ozil o Mata jugando en fechas tan señaladas.

Seguro que os suena la música que lleva sonando de unos años para acá: la Premier es la mejor liga, la más igualada o la más emocionante. Todo lo anterior es discutible, pero lo que no es discutible es que es la liga que mejor se vende. El boxing day y cómo comprimen todos los partidos en fechas navideñas no es más que otra prueba de ello. ¿Y aquí qué tenemos? El Brunete, ese torneo de niños pequeños que nos ha entretenido más de un aperitivo a lo largo de estos años. Que no digo yo que esté mal, pero podría ser mejor. También peor, claro, a los partidos contra la droga me remito.

Y me pregunto yo, por qué no aprovechar ese parón para organizar algo bueno, algo que de verdad apetezca ver y ayude a vender mejor la liga española. Algo que dé envidia y los británicos miren con ojos golosones.

Desde pequeño siempre me entretuve fantaseando con copas inventadas. Pasé gran parte de mi infancia jugando con cromos y organizando torneos para que los del 96/97 se enfrentasen con los del 99/00. Y viendo cómo se gestionan aquí los parones de Navidad, recordando los miles de torneos a los que hice jugar a mis cromos, siempre me dio por pensar que se desaprovechaba una gran oportunidad. Siempre pensé que faltaba imaginación para salirse del camino.

A mí se me ocurrió algo, a ver qué os parece: una copa jugada los días grandes de Navidad entre los mejores ocho equipos hasta el momento. Varias sedes, varias ciudades con la oportunidad de asistir al fútbol en familia. ¿Pensáis que no triunfaría? Bajo mi punto de vista daría más emoción a todas las frías jornadas de noviembre y sería un gran aliciente para los equipos modestos. Además de una buena piedra de toque para los equipos grandes.

Lo fundamental es crear un buen relato alrededor de este torneo, exactamente igual que han hecho en la Premier con el boxing day y sus jornadas de Navidad.

Los aficionados al baloncesto seguramente anden pensando que mi idea se parece mucho a la Copa del Rey que se juega en esa competición. Sí, pero no. Tendría más encanto, debería tenerlo, son fechas señaladas. 

Lo fundamental, como decía, es darle el relato apropiado.

Aunque para ello quizás necesitemos contar la idea a nuestros amigos de la Premier y que nos escriban ellos el cuento perfecto de Navidad. Al fin y al cabo, son compatriotas de Charles Dickens.


   


Colaboración de Juanan Salmerón en el número número XVI de Lineker Magazine

No hay comentarios:

Publicar un comentario